Mis viajes por el país que me vio nacer

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar" (Antonio Machado)

Granada

El viajero hambriento de monumentos históricos, cultura y tradición podrá saciar su apetito recorriendo la ciudad de Granada, también conocida como la Ciudad de la Alhambra y capital de la provincia.

La Alhambra

La Alhambra fue ciudad palatina, Casa Real cristiana, Capitanía General del Reino de Granada y fortaleza militar hasta llegar a su declaración como Monumento en 1870.

Urueñas, Segovia (I)

Es de fundación medieval, y pertenece desde entonces a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, en su ochavo de las Pedrizas. Sepúlveda y su tierra pertenecieron siempre al realengo, sin solución de continuidad. El nombre del pueblo parece le fuera impuesto por repobladores originarios de Urueña (Valladolid), famoso castillo medieval y más tarde Condado de poderoso linaje de los Girón.

Arribes del Duero

En el oeste de Zamora y Salamanca, donde el Duero y el Águeda se hacen frontera con Portugal y se encajonan formando los cañones más profundos y extensos -casi un centenar de kilómetros- de toda la Península Ibérica, se encuentra la comarca de Las Arribes. El parque es un espacio natural privilegiado en el que destacan la belleza agreste de su paisaje granítico y una rica y variada fauna y flora.

Urueñas, Segovia (II)

Es de fundación medieval, y pertenece desde entonces a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, en su ochavo de las Pedrizas. Sepúlveda y su tierra pertenecieron siempre al realengo, sin solución de continuidad. El nombre del pueblo parece le fuera impuesto por repobladores originarios de Urueña (Valladolid), famoso castillo medieval y más tarde Condado de poderoso linaje de los Girón.

Urueñas, Segovia (III)

Es de fundación medieval, y pertenece desde entonces a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, en su ochavo de las Pedrizas. Sepúlveda y su tierra pertenecieron siempre al realengo, sin solución de continuidad. El nombre del pueblo parece le fuera impuesto por repobladores originarios de Urueña (Valladolid), famoso castillo medieval y más tarde Condado de poderoso linaje de los Girón.

Retuerta del Bullaque, Ciudad Real

Retuerta del Bullaque se encuentra en la comarca natural (e histórica) de Los Montes de Toledo. Su relieve es montañoso y llano y alternan las sierras con las depresiones. Su nombre se debe al nacimiento del río Bullaque en una sierra cercana al casco urbano. Retuerta significa vuelta o giro que hace el río.

Río Alberche, Ávila

Pasar un día a la orilla de un río es un plan estupendo en Aldea del Fresno. Se ha acondicionado la ribera del río Alberche para disfrute de todos los amantes de la naturaleza respetando su vegetación de ribera y sus características propias. Se puede tomar el sol en la zona de arena o remojarse en alguno de los puntos en los que la vegetación se cierra más sobre el río.

Mazarrón, Murcia

Mazarrón se emplaza en una amplia bahía abierta al Mediterráneo. Su costa ha sido frecuentada por comerciantes fenicios, por pescadores de todas las épocas y por los antiguos mineros, que encontraban en ella alivio a sus duros días de trabajo. Uno de los destinos de sol y playa más completos de la Región.

A Coruña

Situada frente al Océano Atlántico, A Coruña es una ciudad cuya historia guarda un estrecho vínculo con su antiguo puerto pesquero y mercantil. La península en la que se asienta la Ciudad Vieja alberga, además de la Torre de Hércules, uno de los símbolos de la ciudad, un interesante conjunto románico de calles, plazas e iglesias medievales.

Salamanca

Una ciudad alegre, universitaria y viva. Es la diversidad de gente: estudiantes, turistas y los propios salmantinos, uno de sus principales atributos, y son ellos los que otorgan a la ciudad un agradable ambiente, fresco y joven. La ciudad es Patrimonio de la Humanidad, y tiene multitud de rincones y edificios históricos.

Cuenca

Entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar se asienta esta ciudad de Castilla-La Mancha, inscrita en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por su riqueza monumental. Su casco histórico se despliega al borde de paredes rocosas, en plena serranía de Cuenca. La Catedral, las Casas Colgadas y calles empedradas atrapan al más avezado viajero.